Sergio Fernández Fernández

Sergio Ramiro Fernández Fernández (n. Punta Arenas, 28 de enero de 1939), abogado y político chileno, fue ministro del Trabajo y del Interior durante el régimen militar y senador de la República, primero designado y luego por elección popular.

Biografía

Nació en Punta Arenas, hijo de Florentino Fernández Álvarez y de Argentina Fernández Villa, comerciantes magallánicos de origen español. Estudió en el Colegio Hispano Americano en Santiago. ingresó a estudiar Derecho a la Universidad de Chile, titulándose de abogado el 7 de enero de 1963 y ejerciendo la docencia en aquella universidad.

Llegó al gobierno por recomendación que el decano de su facultad, Hugo Rosende, hizo a Augusto Pinochet, convirtiéndose el 8 de marzo de 1976 en Ministro del Trabajo y Previsión Social de Chile, teniendo para esa época cercanos contactos con Jaime Guzmán y su movimiento gremialista.

Para la consulta nacional del año 1978, convocada para repudiar la condena de las Naciones Unidas por el tema de las violaciones a los derechos humanos, Augusto Pinochet se encontraba con el problema de que el contralor Héctor Humeres declaraba que el gobierno no poseía norma legal ni constitucional para hacer esta consulta. Pero ocurría que ese mismo año Humeres se jubilaba, para el 2 de enero del año siguiente, pero los papeles de su jubilación se despacharon con velocidad inusitada, y salió de la Contraloría el día 29 de diciembre. El 30 designó en el cargo a su nuevo hombre de confianza, Fernández, en la contraloría, aprobando de inmediato la norma que permitía la consulta, a menos de 48 horas de ser realizada.

El 12 de abril de 1978 fue designado Ministro del Interior, cargo en el que se mantendría hasta 1982. Promulgó el 19 de abril el decreto ley N° 2.191, que decretaba una amnistía general para todo los crímenes políticos que se hayan desarrollado con anterioridad al 10 de marzo de 1978.

Entre sus primeros movimientos políticos se encuentra la eliminación del general Gustavo Leigh de la Junta Militar, por sus constantes enfrentamientos con Pinochet, por diferencias políticas profundas, lográndose la salida a la fuerza del aviador. Formó parte de la comisión que redactaría la nueva constitución, junto a Jaime Guzmán y Jorge Alessandri, siendo el artífice de la victoria en el plebiscito que la ratificó en 1980.

Se convirtió en uno de los miembros del ministerio casi imprescindible para Pinochet, y en el civil más destacado del régimen. Sin embargo, cayó víctima de la crisis internacional de 1980, que repercutió fuerte en Chile desplomándose la economía. Fernández, aliado de Sergio de Castro, el líder de los Chicago Boys, le proponía a Pinochet la profundización del régimen neoliberal para enfrentar la crisis. Sin embargo, Pinochet no consideró factibles sus propuestas, y Fernández y Castro presentaron la renuncia, siendo designados para reemplazarlos el general Enrique Montero Marx y Sergio de la Cuadra respectivamente, el 22 de abril de 1982.

Durante el intervalo fuera del gabinete presidió la Comisión de Estudios de las Leyes Orgánicas Constitucionales, aunque nunca perdió la cercanía con el gobierno.

Regresó al ministerio del Interior el 7 de julio de 1987, en el marco de la cercanía del plebiscito de 1988, que decidiría si Pinochet seguiría o no por ocho años más en el poder. Sobre la campaña declararía, en su libro “Mi lucha por la democracia”: "Los resultados (de su campaña) fueron lamentables. Al cabo de muy pocos días nadie pudo ignorar la evidente superioridad técnica de la franja del No, mejor construcción argumental, mejores filmaciones, mejor música. Su melodía característica, en torno a la frase "la alegría ya viene”, era tan pegajosa, que hasta los partidarios del Sí la tarareaban inconscientemente”.

Efectivamente, tal como se puede presentir por la campaña que describía Fernández, Pinochet perdió el plebiscito que decidiría su destino, debiendo entregar el año 1990 el poder a un presidente electo democráticamente. La victoriosa oposición pidió la cabeza de Fernández, el que había retrasado a propósito los cómputos del plebiscito, y que en esos momentos ponía resistencias a una reforma constitucional que se planteaba entre la oposición y el gobierno. Fue sustituido por Carlos Cáceres, el 21 de octubre de 1988.

Al finalizar la dictadura en 1990, asumió un asiento en el congreso como senador designado, hasta el año 1998. Ese mismo año se presentó como candidato a senador en elecciones populares por la Unión Demócrata Independiente por la XII Región de Magallanes y de la Antártica Chilena, resultando electo gracias al sistema binominal, a pesar de contar con la tercera mayoría, desplazando al candidato que había quedado en segundo lugar, Rolando Calderón, del Partido Socialista.

Desde fines de 1999, pesa sobre él una orden de captura internacional, solicitada por el juez Baltasar Garzón, por las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la dictadura militar de Pinochet. Desde Chile se ha tratado de dejar sin efecto la orden de captura, sin éxito.

En las Elecciones parlamentarias de 2005, perdió su sillón parlamentario por la irrupción del candidato independiente Carlos Bianchi, que le restó votos e impidió su elección, quedando relegado al cuarto lugar.

logo footer

Contáctanos

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Síguenos

facebook  whatsapp 48